El anfiteatro romano de Tarragona está declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 por la UNESCO. El monumento, es uno de los iconos más representativos de la capital de la Tarraconesis.

El monumento, reconstruído durante los años 60, está provisionalmente cerrado al público por motivo de trabajos de restauración de las gradas.

GEOTOPSA hemos tenido el privilegio de escanar preventivamente con georadar el conjuto de las gradas del anfiteatro romano para comprobar su buen estado de conservación.